Derivas Urbanas

Derivas Urbanas
“Caminar no nos lleva en principio a ninguna parte luego nos permite llegar a cualquier lugar.”

17 nov. 2016

Serzo / Estudios 03

Toda visita al estudio de un artista empieza como una pieza musical, un rumor de voces, los músicos que se van sentando, el ruido de los instrumentos al colocarse, sillas, toses y de repente un silencio ante la aparición del director.
El comienzo de algo siempre es una espera, un tránsito de la nada al lleno, del vacío a la plenitud de las formas. 
Un silencio que se trastoca en el estudio de Serzo en tropel de palabras que se derraman constantemente y que se asocian a las imágenes que crea, a sus historias y a la sustancia que las anima, sus esculturas, sus dibujos y sus cuadros.
Entran en escena la gran ilusión, la búsqueda de algunas verdades y la confirmación del propio acto del que hacer y del como hacer. 
Tal es la intensidad de la repetición de sus temas, de la compulsión de sus trabajos,  que la fuerza de este Daimon para los griegos, o “el genio” para los Romanos, le lleva a indagar en el origen más profundo de su vocación, allá entre las bambalinas del teatro de su madre en el Albacete profundo.
Expone así su alma sin pudor, libre, nutrida de experiencias vividas para nosotros, habla de oportunidades, puertas que se abren o se cierran, del destino, de triunfos y derrotas, del despliegue de su vocación siguiendo el rastro honesto del corazón.
La tarde ya pasó y he de poner fin a este regalo de tiempo rebosante de creatividad y a su sinfín de estímulos conceptuales y visuales.
Pero lo que Serzo no ha terminado, continúa.

-->
Se necesita de nuevo el silencio, quedarse quieto, suspendido, dejando que un espacio limpio y de quietud, permita seguir tras ciertos ecos, resonancias que a la larga conectarán con la propia experiencia.










No hay comentarios:

Publicar un comentario